diy, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, niños

¿Y ya hace construcciones?

Esa fue la pregunta que me hizo la psicóloga infantil cuando fui a la revisión de J de los 6 meses. Yo, madre primeriza me encontré ante el dilema: le digo que no (verdad) o le digo que si (mentira). Hasta ese momento, pensaba que mi niño era el más listo y espabilado del mundo, pero en un lapso de 3 segundos, repasé todas las imágenes de mi pequeño, y en ninguna le veía haciendo torres, ¡ni siquiera tenía bloques de madera!. La mujer debió de ver mi cara y sacó 6 cubos de madera de colores. J los miró alucinado, y los colocó uno al lado de otro, pero no hizo torre. ¡Muy bien chiquitín! le dijo, y apuntó algo en el papel. Y me quedé con las ganas de saber si eso era normal o estaba retrasado o poco estimulado…de camino a casa, compré una caja con cubos y esa misma tarde le puse a hacer torres.

Con N la cosa fue distinta, porque de ver a su hermano hizo torres en seguida, pero para entonces (un año justo después) ya no estaba tan obsesionada con el tema, porque J a pesar de no haber hecho torres hasta los 7 meses, era un niño muy normal.

Con I la cosa va todavía más relajadamente. Es bastante inquieta, y con 11 meses, no hace torres, sólo piensa en comérselas. En ningún momento me he planteado que esté retrasada respecto a otros niños de su edad. Creo que según vas teniendo hijos, o más bien sea la experiencia, te tomas las cosas con más calma o asumes que cada niño tiene su momento, su ritmo, su carácter, y no puedes pretender que, fuera de las cosas más básicas y elementales, como aprender a sentarse o señalar, todo sea de manual.

A la heredera, como yo la llamo cariñosamente, lo que le gusta realmente es sacar toallitas del dispensador. Menos mal que tengo un dispensador buenísimo de una conocida marca de pañales que me regalaron hace 5 años, y que se cierra tan bien, que aunque tu las metas a mogollón después, siguen igual de húmedas. Así que navegando por la web he encontrado una página, The Imperfect Homemaker donde vienen cosas super chulas para que los niños de la edad de I estén entretenidos. Una de ellas, aprovechar una caja vieja de klinex, y sustituir los pañuelos de papel, por restos de telas. De ese modo aunque los chupe, no se desharán en la boca y podré volver a utilizarlos una y otra vez.

Otra de las ideas que dan, es hacer una cesta de tesoros. Básicamente es meter cosas nuestras, del día a día que sepas que aunque trate de chuparlas o comerlas, no pueda tragárselas o sean tóxicas, pero que no sean juguetes. Porque I puede tener una caja enorme llena de juguetes a su lado, coloridos, sonoros, preciosos, que prefiere juguetear con los cables de detrás de la tele, o tirar las revistas de la mesa, o colgarse mis collares.

Yo tomo nota, y me dispongo a poner en práctica estas ideas. Que además de originales, son de lo más barato. Y en una casa de familia numerosa, este tipo de cosas, vienen bien.

Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s