comunión

De Comunión

Estamos en plena época de comuniones.

Me acuerdo perfectamente del día de mi Comunión, del sol que hacía aquel 14 de Abril, después de que el día anterior, sábado, jarreara como si no hubiera mañana. Recuerdo cómo llegamos caminando al colegio, vestida con mi túnica blanca, mis sandalias, mi cinturón – cordón y la cruz de madera y me sentía especial.

Hablando con mis amigas, de mi colegio y de otros, todas tenemos la misma sensación de que las monjas dejaba poco margen a los padres, a alguna amiga incluso sus monjas les prestaban el hábito para la ceremonia, y luego, si querían vestirse con un vestido, que lo hicieran…Yo me puse un vestido con flores azules y verdes por la tarde cuando terminamos la comida.

Era un día especial,  y un motivo para reunir a la familia, suponía un desembolso importante de dinero, pero creo que todo tenía su medida.

Hoy las cosas han cambiado, y mucho. Hemos pasado de la túnica lisa a auténticos vestidos de novia en miniatura. Hay niñas que pasan por la peluquería para hacerse tirabuzones o colocarse complicados adornos en el pelo y padres que no tienen para llegar a fin de mes, pero se endeudan para organizar una comilona por todo lo alto invitando como si de una boda se tratara.

Este verano, en la piscina, hablaba con una amiga que tiene 5 niñas. Su hija mayor había celebrado su Primera Comunión tres meses antes y me contaba cómo había sido. Mi amiga es una persona sensata, con unos fuertes valores y nunca me canso de decírselo, mi gran ejemplo a seguir. Sus hijas son las niñas más bien educadas del mundo, pero ante todo, son normales, nada ñoñas. Me contaba que la hija de su asistenta también había celebrado la Comunión, y que ésta estaba muy preocupada por la sencillez de la celebración de mi amiga. Ella había tirado la casa por la ventana, organizado banquete, mariscada…y no podía entender que la señora para la que trabajaba, hubiera organizado una comida con los abuelos, y luego una merienda con la familia más cercana y alguna amiga, en un club.

Comunión organizada por Nice Party

Ayer estuvimos en una comunión muy similar, muy familiar. Los abuelos, los tíos, los primos y sus dos mejores amigas. Mi sobrina iba guapísima, la más guapa de todas, con un vestido clásico de organza con jaretas, sus merceditas blancas, su lazo en el pelo. Los invitados, íbamos apropiados, sin estridencias de ningún tipo.

Pero alrededor en la parroquia vimos de todo. Por haber, había una abuela que llevaba hasta un enorme tocado (espero que la demencia la confundiera), un niño vestido como el capitán del Costa Concordia en cena de gala, y una madre que comentaba con orgullo que tenía más de cien invitados…¿Nos hemos vuelto locos o qué?

A mi me quedan todavía cuatro años para enfrentarme a este momento, pero tanto mi marido como yo, tenemos muy claro como queremos que sea. Algo sencillo y familiar. Porque lo importante en si es la ceremonia, no todo lo de alrededor.

Besos

1 thought on “De Comunión”

  1. Ja,ja,ja…así es. yo hice una comida para abuelos y tios y punto…Y mi vestido 8 muy bonito , por cierto9 lo saqué de superchollo de unas megarebajas .
    Para cuando te toque comunión, te invito a que le eches un vistazo a las alpargatas que hago ¡que son superbonitas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s