http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, ONG, orden, organización

Juguetes, juguetes y más juguetes…

Por fin acabó el gran día. El día en que primos, amigos del cole, amigos del verano, hijos de amigos de papá y mamá…fueron convocados para celebrerar los cumpleaños de mis hijos. 40 niños de entre 8 años y 4 meses.

Menos mal que existen lugares como Magic Park, porque hacer esto en casa sería impensable, los niños pueden correr y saltar y gritar a sus anchas durante 2 hora y media. Te despreocupas de todo y los niños se lo pasan fenomenal (pero esto será otro post).

El caso es que ha casa hemos llegado con tropecientosmil regalos. En Magic apenas hemos abierto los de los primos y poco más. El maletero del coche iba lleno a presión. Y cuando hemos llegado a casa hemos hecho el despliegue.

Y te planteas, ¿qué voy a hacer con tanto juguete? Es casi inmoral juntarse con tantos. Es verdad que son dos y que lo comparten todo, pero no creo sea muy productivo para un niño encontrarse con tal cantidad de cosas. I. todavía no se entera de mucho, pero no queremos que se mal acostumbre.

La última vez que nos pasó esto, y que es lo que vamos a hacer también ahora, es escoger al azar unos cuantos, 4 por cada uno y los demás los guardaremos para cuando creamos conveniente (entrega de notas, buen comportamiento, un viaje, vacaciones…).

Como están todos o casi todos identificados con el nombre del niño que se lo regala, hago una lista para poder agradecerlo a la mamá o papá correspondiente, que siempre hace ilusión, o por lo menos a mi, que ya que no lo han abierto delante del niño, se les agradezca. Luego los organizo para cuándo los podré dar (si es para un viaje que tenemos planeado, algo que no ocupe mucho pero que les tenga entretenidos un buen rato, por las notas, algo más voluminoso, para las vacaciones, los típicos que pueden utilizar en la playa o en la piscina…).

Y es que en su cuarto ya poco más cabe. Y eso que rotamos juguetes de vez en cuando, los llevamos a La Granja, o a casa de mis padres, para que cuando vayan les haga ilusión volver a verlos como nuevos. Para almacenar los juguetes, tenemos la típica librería de Ikea, con cajas también de Ikea según el tipo de juguete.

La librería mide más de dos metros de alto por uno y pico, es bastante ancha y con cinco pisos da muchísimo juego.
Las pelotas (y veo que también el pobre Pocoyó) tiene su sitio en un cesto.
Y para los cuentos, hasta que tengamos nuestro rincón de lectura del que hablaba aquí, parte han encontrado su sitio en el antiguo cambiador de J y N.
Luego hay otros rincones, pero mejor no enseñarlos, porque son cajones desastre donde metemos todo lo que no sabemos donde poner (típico scalextric desmontado que ni un ingeniero de caminos sería capaz de volver a montar, disfraces, peluches que nos dan alergia…) y que me encantaría que fueran como los que propone Handmade Charlotte
El año que viene ya hemos decidido que propondremos donar el dinero del regalo a Por la Sonrisa de un Niño, la ONG donde trabaja mi amigo Álvaro en Camboya (os dejo el enlace para su super blog, Diarios de Camboya), que hacen una labor increíble.
De todos modos, muchísimas gracias a todos los que nos habéis acompañado en este gran día. Esperamos que vuestros niños lo hayan pasado fenomenal!
Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s