La Merienda se va a la biblioteca

Hemos tenido un fin de semana de lo más completito. Empezamos el viernes con cumpleaños, el sábado estuvimos en las fiestas del cole, y el domingo tuvimos doble plan.

Por la mañana, como mi marido trabajaba, pero viendo que el sol ganaba terreno a las nubes, los niños y yo nos acercamos a conocer la nueva biblioteca pública Eugenio Trías que está en la Casa de Fieras del Parque del Retiro y que inauguraron por fin el 29 de Abril.
Aunque la arquitectura hubiera sido un churro, solo el entorno lo hubiera eclipsado, sin embargo y bajo mi humilde opinión, el edificio en sí es una pasada, todo cristalera, por lo que literalmente estás dentro del Retiro. Por lo que para los que pasan muchas hora ahí, es realmente agradable, además de super luminoso.
Pero la excusa para ir era su bebeteca. Normalmente, casi todas las bibliotecas, o por lo menos las más grandes tienen una zona infantil. Pero es que esta, tiene media planta dedicada a los más pequeños, y a su vez dividida en una zona juvenil, y otra para bebés y primeros lectores:¡¡ la nuestra!!
Colores alegres, muchas mesas y sillas diminutas, otras más grandes para los papás (porque hay una zona solo con libros y revistas de puericultura, educación…). Aunque en las fotos parezca un poco vacío, hay muchos libros, pero es que el espacio es muy grande y con vistas a ampliar los fondos.
Los niños campan a sus anchas, I. iba de un lado a otro como loca y aunque he conseguido sentarla unos minutillos a leer un cuento, estaba más interesada en investigar la zona de juegos.
Foto de Javier Torrijos 
 Los mayores, sin embargo, han disfrutado más y me ha costado una barbaridad sacarles de ahí. Sólo bajo chantaje de ir a jugar a los columpios un ratito han cedido.
Para hacerse el carnet de Biblioteca Pública, sólo necesitas tu DNI, y en el caso de los niños, simplemente que vaya el padre o la madre a hacer el carnet por ellos. Te lo hacen en el momento. Aunque entre los curiosos como nosotros, y los fijos (que se les nota quienes son), había bastante cola y hemos desistido, ya tenemos otra excusa para acercarnos otro día.
Por la tarde hemos tenido un plan alucinante, pero eso lo dejo para mañana, que ya me he enrollado bastante.
Besos