De celos y Jueves de cuento #4

Hemos pasando de nuevo por una racha de celos. J. el mayor, ha estado unos días muy rebelde. Tanto que hasta en el cole lo notaron, y como su profe no está acostumbrada a regañarle, ni mucho menos a castigarle, nos lo comentó. Efectivamente, fue cumplir 5 años y empezó a revelarse. Contestaciones, mal humor, desobediencia…

Cuando nació I. siempre pensamos que el más celoso sería N. pero ante nuestro asombro el que más sintió la llegada de su hermanita fue el mayor. No paraba de llorar. Todo nos lo decía lloriqueando, con una vocecilla que lejos de darme pena, me sacaba de quicio, por lo que yo me ponía nerviosa, y él aún más.

Como esta vez, era más bien mal comportamiento, no podía imaginarme nada, hasta que justo al día siguiente del cumple de la enana, me dijo: mamá, yo quiero volver a tomar biberón.¡Apaga y vámonos! Todo era una cuestión de celos, otra vez. Me imagino que el tener su cumple, y a los diez días el de su hermano, y a la semana siguiente el de su hermana, había sido como la gota que colma el vaso. Además, la heredera, ya hace muchas gracietas, ha comenzado a andar, a decir sus primeras palabras, y acapara muchísima atención. Así que de alguna manera había que buscarse un hueco en la familia.

Durante todos los martes y  jueves del curso, me he ido con uno de ellos a merendar, mientras esperamos a que saliera el otro de la correspondiente clase extraescolar; de esa manera teníamos un momento a solas con mamá, que viene fenomenal. Sin embargo, como hacía bueno, las últimas semanas me llevaba también a I. porque me daba pena que se quedara en casa. Vamos, que habían coincidido muchas cosas.

Así que un día que tocamos fondo, y los gritos, llantos y pataletas llegaron a un punto insoportable, le cogí por banda, me lo llevé a merendar a él solo, y le expliqué, que él siempre sería especial…

En ese momento, te planteas…tengo tres hijos, y a los tres les quiero exactamente igual. Pero es difícil de entender o creer para alguien que no lo ha vivido, y por supuesto para ellos mismos. Y de repente, el domingo pasado, el día que visitamos la Biblioteca del Retiro, como si de una respuesta del cielo se tratara, me encuentro este libro, que por su puesto corrí a comprar.

El cuento, narra la historia de tres oseznos, que un buen día se empiezan a plantear si su mamá y su papá les querrá igual que a sus hermanos. Conscientes de sus diferencias, piensan que es imposible que les quieran así.
Pero tanto papá oso, como mamá oso, les dan una buenísima respuesta.
Y los oseznos se quedan tranquilos, y mis oseznos también. Nada más que añadir, que desde que lo tenemos en casa (hace una semana) lo leemos toooodas las noches y la paz y armonía ha vuelto a nuestro hogar. Así que por ahora somos felices y comemos perdices…
Besos

2 thoughts on “De celos y Jueves de cuento #4

  1. Hola Natalia! Muchas gracias por tu comentario y tus palabras. Siempre son un aliciente!! Espero que tu pequeñajo esté mucho mejor y se recupere pronto -se pasa tan mal cuando están malos que con una operación debe ser tremendo-. Y a tu “mediana” regalala el cuento, a mi me a conquistado y en casa lo saco cada vez que veo las orejillas a los celos, y mano de santo. Un besazo

    Me gusta

  2. Esther, me encanta tu blog, lo descubrí un día por casualidad, y aparte de leer cada entrada reciente, cuando tengo ratitos voy leyendo tus entradas antiguas. De todas ellas saco algo interesante.

    Yo también soy madre de familia numerosa, y también estoy sufriendo una etapa horrible de celos por parte de mi pobre “mediana”. Tras una operación quirúrgica del pequeño (18 meses), que ha hecho que hayamos estado un mes muy, muy pendientes de él, de repente mi niña (4 añitos) ha vuelto a hacerse pis por las noches. Prácticamente todas las noches.

    Hoy sin falta voy a comprar este libro. Mil gracias por la idea!!

    Natalia.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.