cuentos, El Retiro, ferias, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post

La Feria del Libro de Madrid

Por fin conseguí ir a la Feria del Libro. Pero como era sábado y por la tarde, preferí ir sola. No me gustan demasiado las aglomeraciones, y si es además con niños…peor. Así que se quedaron los tres con su padre y yo me fui a la aventura.

La Feria del Libro tiene sus clásicos. Como por ejemplo esa voz por megafonía repitiendo sin cesar el número de casetas donde habrá escritores firmando: en la caseta 231 estará Ildefonso Falcones firmando ejemplares, Almudena Grandes firmara ejemplares de su última novela en la caseta 154…un runrún que te taladra el oído, y que me contarás tú a quien le sirve…

Como soy muy germánica, llevaba en un papelillo apuntadas las casetas donde vendían literatura infantil, y que había sacado previamente de la página web de la Feria, así que como vi que era a partir de la caseta 132 para allá que fui directa. Pero vamos, sirvió de poco, porque de camino ya había casetas que la página no mencionaba que vendieran lo que buscaba.

A las 5 de la tarde, no había gente, había manadas, qué digo manadas, ¡hordas!. Cuando por fin llegabas a la primera fila de la caseta, siempre había un codo, un pisotón, un empujón…que hacía que ya no miraras tan a gusto la variada oferta. Pero estaba dispuesta a controlar mis impulsos asesinos hacia esos padres que dejaban que sus hijos, con un helado en la mano, y la otra pringosa, toquetearan todos los cuentos, ante el estupor del pobre librero, para luego decirles, ¡venga! vamos a la siguiente, como quien está en el parque de atracciones.

Señores, está genial que inculquen a sus hijos el gusto por la lectura, pero hay cierta normas básicas de educación, respeto y sentido común…que son más importantes. Y esto no es un mercadillo, esos libros cuestan, y los querrá otro niño, y en buen estado. Y el librero tiene que vender para vivir, y si  le dejas tu firma en forma de huella digital manchada de chocolate, le estropeas el cuento, y no lo vende. Pero…¡qué maravillosa tarde estaban pasando la familia al completo!

Sarcasmos a parte, este año, o yo estaba muy sensibilizada por el tema infantil, o me pareció que había muchísimas casetas que vendían lo que buscaba. Prácticamente una de cada 3 tenía aunque fuera un rinconcito dedicado a literatura para los más jóvenes. Por lo que mi presupuesto se fue al garete a la media hora de estar en la Feria. Y tuve que recurrir a la tarjeta.

La Feria tiene un pabellón infantil hacia el final, con bastantes actividades para niños durante todos los días que dura. Tienen su propio blog con muchísima información.

Entre semana seguro que hay menos gente y aprovecharé para llevar a los niños. Aunque el año que viene empezaré a traer al mayor, como hacían mis padres conmigo, para que lo vea como una tradición familiar. Eso si, el helado, si el tiempo lo permite, lo dejaremos para el final como premio.
Las compras que hice, me las reservo para el jueves literario, aunque ahí va una foto de parte de lo que cayó.
Parece que esta semana habrá monotema,¡ espero no aburriros!
Besos

2 comentarios en “La Feria del Libro de Madrid”

  1. Ya veo que puedes borrar los comentarios… Yo no lo habría hecho, ¿es que te avergüenzas? Bueno, pues antes de que me borres otra vez te diré que las demás también somos excelentes madres y no lo vamos pregonando por ahí a los cuatro vientos, ni vamos por el colegio con esos aires que te das tú. Y un consejo (gratis): como ya te dije, lee más y escribe menos, que vaya faltas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s