Mamá gallina y sus polluelos

Yo que alardeo de madre dura, despegada, que a los niños hay que dejarles que sean independientes…¡Ja!

Todo se va al garete cuando recibes una circular del colegio y te dicen que tus niños van a ir a una granja escuela. Hasta ahí todo correcto y sin sobresaltos. Los niños ya han ido en otras ocasiones y fenomenal.
El problema es cuando medio escondido en un párrafo de la dichosa hojita lees: tendrán que llevar bañador y toalla para bañarse en la piscina. ¿¿¿¿EH???? Mis niños, mis polluelos, mis chiquitines, ¿en una piscina con otros 200 niños, y además sin saber nadar? Porque mis niños saben flotar, o por lo menos sabían flotar y bucear el 10 de septiembre del 2012 que fue la última vez que debieron bañarse. Pero nunca se han bañado con otros 200 niños, sino con sus primos en casa de los abuelos, y con otros niños, amiguitos, en la sierra.
En ese momento te planteas si es que tus niños son los únicos que no van a natación durante el invierno. Que en nuestro ansia de no llevarles mas que a una extraescolar, les estamos quitando la única actividad complementaria que hacen el resto de niños de su clase, y por eso el colegio se aventura a llevarlos a una piscina.
Mamá Gallina y sus tres pollitos, de Laurence James. Ed. Osa Menor.
Pues así hemos estado la última semana, y más intensamente los dos últimos días. Mamá gallina aleccionando a los polluelos con frases lapidarias como estas: si la piscina es grande, no os metáis,  le decís a las profes que os duele la tripita (ole mis…incitando a la mentira); si no hay flotadores para vosotros ni se os ocurra acercaros; la piscina es solo para el mes de julio y agosto con papá y mamá delante…Así,dale que dale los últimos días, para ver si se les quedaba grabado en el subconsciente y ni olían la pisci. 
Ayer, en un tris estuve de no ponerles bañador y toalla, pero me pareció cruel, muy cruel, e hice bien, porque la famosa piscina era una charca, donde el agua les llegaba a los tobillos. Y han venido  más felices que Michael Phelps.
Esto me ha servido como cura de humildad, para darme cuenta de que me meto con las madres “ibéricas”, pero que no dejo de ser una de ellas en cuanto huelo el más mínimo peligro.
Besos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s