Jueves de…revista, libro y cuento.

El martes a primera hora de la mañana llegó por fin mi paquete de Amazon. Me hace una ilusión tremenda recibir la caja, me pongo hasta nerviosa, como si por arte de magia Mr. Amazon & Co. fueran a meterme un regalito que no espero o algo así. Pero no, allí estaban todos los libros y cuentos que religiosamente habían cargado a mi cuenta 6 días antes… Ohhhhhhh 😦

Pero pasado el absurdo chasco inicial, no sabía por donde empezar. Pero me tenía que marchar a varias reuniones, así que agarré mi revista Kinfolk y ale, a pasearla por medio Madrid.
Quien me siga por Instagram sabrá ya lo e-n-c-a-n-t-a-d-i-s-i-m-a que estoy que mi revistilla, qué digo, revistaza. Y sé que a más de una, como a mi amiga Hanna, le va a encantar, porque este número está basado en Japón, en la cultura japonesa, vista a través de la lente Kinfolk.
Pero la gran adquisición ha sido A year of Mornings: 3191 Miles Apart, un libro único y super original. Y que recomiendo enormemente a todos los que les guste la fotografía y a todos los Instagram frikies que conozco (somos muchos).
María Alexandra Vettese y Stephanie Congdon Barnes son dos blogeras estadounidenses, una de Portland (Maine) y la otra de Portland (Oregon). Durante un año entero, el 2007, se propusieron colgar cada día una foto de sus respectivas mañanas. Sus blogs se convirtieron en un éxito absoluto, teniendo miles de visitas al día. El secreto: son fotos cercanas, que podrían ser tuyas o mías, y esa cercanía es lo que llegó a la gente (sobre todo porque Instagram no se lanzó hasta 3 años después).
Tuvo tanto tanto éxito, que hubo una segunda parte, 3191 Evenings, y  hoy en día tienen una web-blog (o como se denomine en este mundo) donde cuelgan semanalmente sus fotos, a la izq. MAV y a la derecha SCB. Una gozada visual que podéis disfrutar pinchando aquí.
¡Vaya! Como me he enrollado, esto no parece un blog con cosas de niños, pero los papás tenemos derecho a disfrutar también, y como yo personalmente no consigo leer una novela  desde las últimas vacaciones, este tipo de libros me quitan el gusanillo.
Pero no voy a dejar de enseñar, al menos uno de los cuentos que vinieron en el paquete. Si, de nuevo en inglés, pero es que ahora en verano, pretendemos leerles y que vean pelis en inglés para que no pierdan lo que han aprendido en el cole.
Esta vez traigo otro clásico: The Tiger who came to Tea, de Judith Kerr
 Este año cumple 45 años de su publicación, y sigue siendo un éxito de ventas. En Londres lo veía por todas partes, y me quedé con ganas de comprarlo. Así que al final, aquí lo tenemos, y una vez más…¡Exito total! Así que tengo que compartirlo sí o sí.
Besos!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s