Huevos a Santa Clara

Mañana se casa mi hermano, en un pueblecito de Soria, en medio de un valle precioso que casi casi te transporta a Suiza. Por supuesto el tiempo también se semeja un poco a Suiza, y a pesar de ser Julio la temperatura es suave durante el día y fría al anochecer.

Y como en toda boda, los novios…y toda la familia, estamos pendientes del tiempo desde hace semanas. Que si llueve, que si no llueve, que si a partir de las 11, que si de las 8, que no, que no va a llover…
Así que como manda la tradición me fui a un convento de clarisas a llevar la ofrenda de una docena de huevos (y algo más) para que ese día, recen por mi hermano y mi cuñada, y el tiempo nos respete.

Habré pasado mil veces por delante, y jamás me había fijado que era una iglesia. 
¿Y cual es el origen de la tradición?
Para empezar Santa Clara es la patrona de los fareros y pescadores, y que tenga mano con los temas del tiempo en las bodas, viene simplemente, por asociación por el nombre: Clara = claro = buen tiempo.
¿Y por qué huevos? Porque el huevo representa el renacer, la primavera…(de ahí la tradición de los huevos de Pascua), y una boda es el comienzo de una nueva etapa, y todos queremos que ese día, sea maravilloso y que la lluvia no lo estropee.
¿Quien tiene que llevarlo? Estuve mirando en páginas y páginas, preguntando a mis amigas, porque tradicionalmente era la novia la que se encargaba de eso, pero en algún momento eso a cambiado y al parecer la que desde luego no va es la novia, será que las novias ahora trabajamos, y las bodas son tremendamente más complicadas que antiguamente, y por tanto andamos con la lengua fuera hasta el mismo momento de decir: Si, quiero. 
Como yo me enrollo como las persianas, al final estuve hablando con la monja (a través del torno porque es convento de clausura) durante un buen rato, y ya somos como de la familia. A cambio de la docena de huevos y el donativo me dieron dos estampas de Santa Clara, con una oración por la parte de atrás, para que sigamos rezando entre todos.
Ahora ya solo queda rezar, y si llueve, no pasa nada, porque ya lo dice el refrán: Novia mojada, novia afortunada.
Besos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s