Rollitos de chocolate

Hace un par de semanas, os hablaba de mi tarta favorita, que es la que hice por mi cumpleaños: la tarta rayada.
Me imagino, que como en toda casa de vecino, mientras una se afana en la cocina, siempre hay ratoncillos (y pedazo de ratones también) que pululean a mi alrededor para rebañar la fuente, rechupetear la espátula, o como en este caso, comerse los trozos que sobraban al cortar las tiras.
El caso, es que al hacer las planchas de bizcocho que sirve de base para la tarta, me di cuenta que se podían hacer pequeños bollitos enrollados, rellenos de chocolate, leche condensada, mermelada…lo quemás nos apeteciera. Así que el primer sábado después de la celebración de mi cumpleaños, para desayunar hice estos rollitos, que literalmente, volaron. De hecho solo pude rescatar  tres mientras desayunaban el resto en la cocina (de ahí que las fotos dejen bastante que desear).

Están riquísimos, me recuerdan un montón a los phoskitos. Para rematar el invento, podríamos recubrirlos con chocolate negro o blanco, y entonces ya, si ahora están buenos, serían de morirse.
Las planchas de bizcocho se hacen rapidísimo (apenas 7 min. en el horno), y con una sola bandeja os salen bastantes (dependiendo de lo gordos que los hagáis). La idea es tan simple, como cortar en tiras, untar y enrollar.
Feliz Jueves Santo.
Besos