casa organizada, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, organización

10 pasos para no odiar el cambio de armario

Con el cambio de estación llega el tan odiado cambio de armario. Para mí era una de esas cosas insufriblemente odiosas, que postergaba hasta que ya no tenía más que unos vaqueros que ponerme y unas Converse a finales de octubre.
Hubo años incluso en los que convivió todo en un mismo armario, me era más fácil comprar ropa nueva de temporada que subirme al trastero y bajar la ropa del año anterior.
Pero cuando de repente tu presupuesto no contempla este tipo de caprichos no te queda más remedio que enfrentarte a la realidad y dedicar una tarde a hacer cambio de temporada.
Ya sabes que soy fan del método Flyladypero sobre todo soy  incondicional de Martha Stewart, de cuyos mandamientos me empapé durante el reposo total al que estuve sometida durante el embarazo de La Heredera (al principio y al final). Y el que tuvo retuvo y aún me dan ramalazos de orden minimalista.
Desde hace un par de años, por tanto, mis cambios de armario son sagrados.  Y hago dos gordos la semana que entran la  primavera y el otoño, y uno más leve a principios de Junio cuando saco bañadores y ropa de verano verano.
¿Trucos? Son básicos, pero útiles. Estos son los 10 pasos que te recomiendo seguir para no morir en el intento.
1.- Márcate un tiempo.  No pretendas hacer todos los armarios de la casa en un día, porque te entrará una migraña de campeonato.  Dedica una tarde por armario (adultos, niños…). Y descansa cada media hora. Ve a la cocina y tómate un vaso de agua.
2.- Empieza con las herramientas a tu lado. Bolsas de basura, bolsas para donar, aspirador, un trapo húmedo y otro seco.
3.- Saca primero la ropa que tengas en el armario, y ve haciendo selección. Lo que no te hayas puesto en toda la temporada pero esté en buen estado, a donar, lo que sea viejo y no te hayas puesto a tirar, lo que sea de verano  en un montón y lo que sea atemporal (básicos) en otro.
No te plantees mucho la famosa frase “ lo mismo se lleva dentro de un tiempo…”  porque dentro de un tiempo lo mismo has engordado, o adelgazado, o no es tu estilo. Guarda ese jersey de tu madre cuando iba a la universidad, o una capa de tu abuela, pero poco más.

4.- Limpia el armario. Ahora que lo has sacado todo y lo tienes en bolsas para tirar, para donar, y dos grupos encima de la cama. Aspira a fondo el armario por dentro. Pasa un trapo húmedo, y seca.
5.- Saca la ropa de la nueva temporada. Si fuiste previsor la tendrás lista para colocar. Pero nunca está de más aprovechar para hacer una nueva criba. No te olvides del montón de básicos atemporales que tenías encima de la cama.
6.- Coloca por tipologías y colores. Las camisetas, jerséis y sudaderas doblados. Las camisas, vestidos, faldas,  pantalones y chaquetas colgados. Ropa interior, calcetines y medias a parte en cajones o cajas.
7.- Guarda la ropa de la temporada anterior. Ya sea en cajas o en bolsas herméticas, o en el altillo. Pon antipolillas o bolsitas de olor a lavanda para ahuyentar a los bichos. Saca las bolsas de tirar y donar a la entrada para que no se te olvide llevártelas al salir.
8.- Haz que tu armario huela bien. A mí me encanta poner pastillas de jabón Heno de Pravia. Las desenvuelvo e incluso aprovecho el empaquetado que conserva el olor un montón de tiempo.
9.- No te olvides de los zapatos. Nada de meterlos en bolsas a granel. Límpialos, y guárdalos en cajas identificadas. Los de la nueva temporada colócalos de forma que los que menos utilices queden al fondo y los que usas a diario siempre a mano.
10.- Siéntate y contemplalo ordenado que ha quedado todo!! Disfruta.
Te dejo este cuadro resumen:
Y si después de todo sigues teniendo la sensación de que no tienes espacio suficiente para guardar todo te recomiendo que leas este post de Andrea Amoretti, sobre cómo hacer Tu armario más grande con 5 ideas.

Ah! Y mañana aviso que contaré nuevo proyecto.

Un beso,

4 thoughts on “10 pasos para no odiar el cambio de armario”

  1. Mira, lo bueno que tiene vivir en el norte, es que la temperatura es más o menos estable durante todo el año. Los inviernos son más bien suaves y los veranos nunca muy calurosos. Mi armario se mantiene prácticamente igual en ambas estaciones, y lo único que tengo que hacer es ese cambio leve al que te refiieres de los bañadores y la ropa más veraniega.
    Algo bueno tenía que tener…
    Un beso!

    Me gusta

  2. Esther, muchas gracias, yo igual que Cristina me acabas de dar el empujon para ponerme a ello, que es una de las cosas que mas pereza me da y nunca veo el momento pero gracias a ti , al post de Andrea y a su taller del otro dia, de este finde no pasa! Muchas muchas gracias! una entrada gneial y super util!!!!!!!!! me apunto lo de los jabones de heno de pravia!!!!!!! gracias!!!! Un beso fuerte fuerte!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s