Deberes y orden

Este año por primera vez ha llegado “el momento deberes” a casa. El Mayor, en primero de primaria, trae casi todos los días su carpetita con la tarea.
Al principio intenté que hiciera los deberes en su cuarto, de ahí la Búsqueda de la mesaperfecta pero sus hermanos pequeños, quieren quedarse jugando en la habitación, y claro, como es de despiste fácil, no lográbamos mucha concentración.  Luego probamos en el despacho de casa, pero eso me impide tener un ojo sobre La Heredera, que siempre está maquinando alguna faena.
Así que finalmente, por consenso, hemos decidido que hará los deberes en la mesa de la cocina, que es amplia, y tiene buena luz. Eso me permite, preparar la cena mientras trabaja, resolver sus dudas  y a la vez tener a los pequeños controlados.
El segundo escoyo que nos encontramos al hacer los deberes fue el material. Tener un bote con pinturas y lápices es inviable en esta casa. Lo he intentado varias veces pero al final siempre termina mermado, y con un mísero rotulador seco por haber perdido la tapa. Entre unos y otros, siempre tiramos del famoso bote, y jamás se devuelve lo que se ha cogido.
Hasta que vi en un blog americano, que la madre tenía una caja con el material para hacer deberes en la misma cocina. Lo sacaba a la hora en el que el niño tenía que estudiar, y la guardaba al acabar. 
Así siempre tenían todo a mano y no tenía que estar buscando en otra habitación la cera de color rojo.
Por eso esta semana he hecho dos cajas. Si dos, porque si se hace para uno, también tengo que hacerla para el otro, y porque eso me ayudará en mi propósito. Es decir, cada uno tendrá su propio material para hacer deberes (o lo que sea) y tiene que ser responsable de su caja.
Cada caja tiene doce ceras, doce lápices de colores, doce rotuladores, un lápiz, una goma de borrar y un sacapuntas.
Para hacerlas reutilicé dos cajas de zapatos, las forré por fuera con papel kraft (también puedes comprarlas bonitas directamente, o como esta que utilicé para Un Regalo de Cumpleaños). Hice los separadores con cartón duro que aproveché de una caja. ¡Y listo!
A cada uno le puse su inicial en la cara visible de donde las tengo guardadas, con una cartulina negra cortada con mi nueva troqueladora. Así cuando J. se sienta conmigo a hacer sus deberes, sacamos la caja y tiene, por ahora, lo necesario. Al acabar, es responsable de recoger todo, colocar las cosas en su correspondiente compartimento, y tapar la caja.

¿Qué te parece la idea?
Besos

3 thoughts on “Deberes y orden

  1. vaya idea mas chula!!!!!!!!! me encantan!!!!!!!!eres la más apañada de todas!!!!! En casa hasta este curos han hecho los deberes en la mesa de la cocina porque asi yo las iba ayudando y adelantando la cena, pero este año ya no podemos seguir asi, la tarea se multiplica, trabajan con libors y cuadernos y ya nos toca comprar los escritorios, ya te contaré…..ahh yo tenia un casa dos estuches en la cocina uno con lapices y el otro con rotus!!!!! jajajajaja! Muchos besos, feliz jueves y gracias por comaprtir tus trucos !

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s