La Buena Mesa

Una de las claves de una buena celebración sea formal o no,  es que la mesa esté bonita y cuidada.
Hoy en día con las redes sociales e internet en el bolsillo puedes ver auténticas maravillas donde inspirarte. Yo tengo un tablero en Pinterest donde guardo todas las imágenes que me gustan, porque nunca se sabe. 
Protocolos aparte,  particularmente para estas fechas  no me gustan las mesas demasiado recargadas, ni los manteles con mucho color, o muy oscuros. El toque festivo prefiero dárselo a través de pequeños detalles, como usar bajoplatos, o unos servilleteros especiales, los cartelitos de asiento y sobre todo en el centro de mesa.
Es muy importante saber que las velas están prohibidas durante el día y que es mejor no poner ni flores ni velas que no sean olorosas o muy altas, para no ahogar el sabor de la comida, o impedir que veas correctamente al comensal de enfrente.
Por otro lado, a la hora de elegir ese centro, primero tienes que tener muy claro qué mantel y vajilla vas a utilizar. Un mantel y una vajilla blancos te permiten lo que te dé la gana, pero cuando ya hay color de por medio es mejor no liarse y escoger como mucho un par de ellos. A mí me gusta poner las flores bajitas, la tipo margarita esparcidas por la mesa en vasos de chupito, o las alstroemerias en ramos enanos colocados en unas copitas pequeñas, o si son más grandes y anchas tipo hortensia bol bonitos.
También juego mucho con la simetría (ahí vuelve a salir mi cuadriculamiento germánico), y aunque alterne modelos de bajo platos o de vajilla, siempre pongo el mismo número de flores o velas en un lado de la mesa que en el otro.

Últimamente hago centros con cosas de adorno que tengo por casa o incluso una vez puse una col. Me parece divertido, y siempre da lugar a tema de conversación. 
Lo mismo ocurre con los servilleteros. El año pasado para el día de Navidad hice uno utilizando rodajas de naranjas secas y una cuerda (lo puedes ver arriba en la segunda foto), en otra ocasión usé cinta que me sobró de adornar el árbol, o incluso lazos de raso o cuerda. Cuando no somos muchos, porque suelen venir en juegos de seis, aprovecho piezas compradas. En Zara Home suelen tener algunos bastante originales.
En cuanto a los cartelitos de asiento, me gusta hacerlos y escribirlos a mano. Sólo necesitas una cartulina, tijeras, rotuladores y un poco de maña (o comprarte una plantilla, claro). También se pueden imprimir, cortar y pegar si es que no te apañas demasiado.
Para rematar el post (y nuestra buena mesa) una idea para estas fechas es incluir un regalito a los invitados, sobre todo al sector femenino. Cualquier chorrada. Por ejemplo, en la última comida que di hace unos días en casa les regalé unos cuadernitos de Navidad hechos por mí y que te enseñé en el post de Preparando la Navidad, pero pueden ser unos caramelos envueltos chulos, una vela, un jaboncillo…cualquier cosa. ¡Siempre hace ilusión!
Lo puedes poner en la mesa desde el principio, o esperarte al café. A mí me gusta ponerlo al principio al lado del plato, pero para gustos, los colores. Yo es que no me resisto a sacarlos.
Como ves esto de la “decoración mesil” es todo un mundo, y hay mil detalles.
¿Tú tienes algún truco o algo que siempre hagas y que no falle?
Besos

5 thoughts on “La Buena Mesa

  1. Coincido contigo en muchas de las cosas que dices, no me gustan las mesas recargadas, el mantel blanco siempre funciona, tiendo a la simetría y sobre todo, en que disfruto con una mesa bonita y que se vea que ha sido preparada con mimo.

    Un besazo.

    Me gusta

  2. Esther, me encanta!!!!!!!! en casa preparo las dos cenas, Nochebuena y NocheVieja y a pesar de lo cansado que es, disfruto muchisimo, a las 6 de la tarde me pongo con la mesa, ademas las niñas me ayudan a poner todo bonito, a organizar los carteles……lo de los detallitos tambien me encanta!!!!!!!!!!! Sigo apuntando todas tus ideas!!!!!! Eres genial! Un beso muy fuerte!!!!!!!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.