http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Navidad, regalos

Cómo evitar la crisis del empaquetado

Venga vamos a sincerarnos ¿Cuántas veces te has encontrado en la situación que describo abajo?
Día (u hora) antes  de la entrega de regalos.
Objeto en cuestión a regalar sin envolver porque el día que lo compraste había una cola de mil demonios, estabas hasta el moño del calor de la tienda, de las bolsas en el brazo cortándote la circulación y dijiste: ¡Dá igual! Lo envuelvo en casa.
Llega el momento crítico de envolver y entonces el papel celo o fixo desparece por arte de magia. Si, ese puñetero rollito que siempre ves al abrir un cajón, y que siempre le ignoras porque no lo utilizas para nada, ahora que lo necesitas, no aparece.
O cuentas con  un rollo de papel de envolver monísimo que te sobró del año pasado y que lo has estado viendo durante todo el año y al desenrollarlo te das cuenta que queda una birria y como mucho te da para envolver un par de calcetines.
¿Verdad que te has visto en al menos una de las situaciones? Dime que sí, por favor. Yo me he visto demasiadas veces, así que este año he decidido acabar con ello. Y he pensado que lo mismo venía bien que lo recordara por aquí. Esto es lo que he hecho:

En una caja he metido todos los rollos que he visto que tenía por casa y que previamente había desenrollado para ver cuánta cantidad quedaba. ¿El famoso rollo de celo? También a la caja.
Además he aprovechado para hacer acopio de todas las cintas chulas de tipo navideño, etiquetas, pegatinas y demás que puedan usarse a la hora de envolver un regalo. Porque si lo ves, lo usas, si no, nada, ahí se queda un año más. Unas tijeras, cuerda, baker twine, etc. Todo lo que pueda ser usado para empaquetar.
Los restos de papel de años anteriores que no sirven por ser escasos, los voy a utilizar este año para los Christmas, así que no los tires. Estíralos, dóblalos y apártalos que algo haremos con ellos próximamente.
Ahora no hay excusa. No más regalos sin envolver y dados en una bolsa (sí, he recibido de esos, incluso sin quitar la etiqueta del precio, lo que me demuestra que al que me regalaba le importábamos un pimiento tanto yo como mi regalo). Y es que un paquete bonito, envuelto con esmero, demuestra incluso más interés que lo que te hayas podido gastar en sí en el regalo. ¿O no?
¿Tu eres de las que envuelve o de las que deja que le envuelvan en la tienda? 
Besos

6 thoughts on “Cómo evitar la crisis del empaquetado”

  1. UUUUyy!! En esto no me pillas!!! Me encanta envolver regalos, de hecho he hecho un par de cursitos de empaquetado de regalos y no veas cómo he disfrutado.

    Durante el año tengo una cajita en el escritorio en la que voy metiendo todo aquello que encuentro y que creo ue en algún momento me puede servir. A veces son cosas recurrentes, como lazos, papel de seda… pero otras veces son cosas tan absurdas como la etiqueta de una prenda de ropa que tiene algún dibujo chulo, y que cortada con un troquel puede convertirse en una estrella o en un corazón ideal para decorar la lazada.

    Cuando pasa la navidad la caja reduce su volúmen, y a lo largp del año se vuelve a llenar!!

    Me gusta

  2. Yo tamibén soy de las que disfruta envolviendo en casa! pero por supuesto me ha pasado eso de esperar al último minuto y vivir lo que describes (tal cual, celo en el triángulo de las Bermudas y birria de papel sobrante), terminé envolviendo regalos con un mantel de papel para alguna merendola que tenía por ahí y pintándolo con rotuladores…
    Voy a tomar nota y seguir tu consejo, que me ha parecido muy apañado eso de guardar ya las cositas. 🙂

    Me gusta

  3. Me he visto totalmente reflejada en tu post. A mi siemore me ha gustado envolver los regalos en casa, primeramente porque no soporto las esperas para el envoltorio, y fundamentalmente, porque me encanta personalizarlos, énvolviendo según cada destinatario de un color determinado.
    Lo que me ha encantado son las cintas!!! No las veo tan bonitas, dónde las consigues?

    Me gusta

  4. Es de las pocas cosas que tengo controladas. Los papeles de regalos juntos, siempre sé donde está el celo e incluso tengo organizados los adornos, pues con todo y con eso… Me he visto envolviendo como loca en el último momento el regalo de turno, porque lo he ido dejando, dejando, hasta que ya era tarde. No tengo remedio 🙂

    Un besazo.

    Me gusta

  5. Jajja yo los envuelvo pero de mala manera, porque claro siempre lo hago a última hora y no tengo tiempo para florituras, y obvio nunca tengo papel suficiente, tampoco encuentro el celo, vamos que el tipo de persona que describes en tu post SOY YO. Por eso me ha encantado la idea de hacer acopio de papel y demás enseres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s