Té de domingo


via
Y ya está aquí nuestro último té de domingo del año.Esta semana el té nos lo tomamos en medio de las Navidades, algunos comenzamos nuestras vacaciones mañana, otros estaréis de vuelta y los habrá que sigan disfrutándolas un poco más. 
Tal y como te dije en la última newsletter yo me cojo unos días de vacaciones, de desconexión parcial que no total. Y lo necesitaba de verdad.
Durante las pasadas semanas he estado trabajando el doble para tener todo preparado para que La Merienda a las 5 siguiera su curso habitual, pero yo poder disfrutar del santo y de mis hijos durante unos días. Una especie de cura de desintoxicación que me va a venir fenomenal, especialmente del móvil.
Pretendo dormir (cada día me levanto a las 5.30-6 de la mañana) un par de horas más al día, desayunar en familia, salir a dar paseos, jugar con mis hijos, cocinar, comer divinamente, y escribir cuando me apetezca, sin presión. Leer la novela que arrastro desde hace casi dos meses, tomar un café calentito con el santo sentado a mi lado en el sofá. Sin prisas. 
Mientras nos tomamos el té, te cuento que también aprovecharé estos días previos para hacer ese balance que me gusta hacer anual, para centrarme y ponerme objetivos (por cierto, este año voy a hacerlo de una forma distinta, ya te contaré). Para comprobar si he cumplido o no los propósitos que me hice el año pasado por estas fechas. Preparar mi agenda del 2015 (si ya no hay excusa). En fin recargar las pilas para un trimestre que va a ser bastante largo e intenso.
Y el miércoles daremos carpetazo a este 2014, del que no me puedo quejar en absoluto.
En nuestro último té del año quiero darte las gracias por estar ahí, domingos incluidos, por hacerme notar que no escribo para nadie sino que mis palabras le llegan a alguien y que tengo la enorme suerte de que las aprecias. 
Gracias por tus comentarios, tus e-mails, tus mensajes privados a Facebook  o Instagram mandándome ese DIY, ese calendario hecho por ti e inspirado en el mío. Gracias. Siempre digo que este blog podría seguir adelante porque yo tengo cuerda para rato y me encanta escribir, pero ¿qué sentido tendría hacerlo si al otro lado no estuvieras? Ninguno. 
Para acabar, y aunque no se deba, brindemos por este 2014 que se termina y por un 2015 que traerá muchas novedades, sorpresas y en el que tengo puestas mis esperanzas de un futuro mejor para todos los que me rodean y para mí. El martes te cuento una parte.
El próximo té, el año que viene.
Besos.

2 thoughts on “Té de domingo

  1. Decirte, Esther,que cuando te leo imagino de verdad una tarde de tertulia, un encuentro agradable que el te está buenisimo, que me encanta la compañia…decirte que gracias a ti, porque hace muy poco llegue a esta “merienda” y me enganche…. Brindemos por el 2015, por los sueños y esperanzas…..

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.