desayuno, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, mesas

Desayuno para dos

No ha habido ni una, ni dos, sino muchas veces en las que me haya planteado cambiar el nombre del blog por El Desayuno a las 7. En serio. 
Y es que tengo debilidad absoluta por los desayunos. Es sin duda ese momento del día que disfruto enormemente. Yo creo que tiene también un pequeño componente psicológico que ayuda bastante, y es que no te sientes culpable por comer todo lo que te pongas delante, ya que piensas que tienes el resto del día para compensar los excesos que hagas. 
Me imagino que los nutricionistas que lean esto se echarán las manos a la cabeza ante esta afirmación. Porque eso de todo lo que comas antes de las 12 no engorda, señores, creo que no es más que un mito, que alguien, tan enamorado de los desayunos como yo, lanzó un día para calmar su conciencia. 
El caso es que mis kilos y una servidora, nos aferramos firmemente a esta declaración, y estamos dispuestos a disfrutar hasta el infinito de las tostadas, la mantequilla, las mermeladas…
El otro día invité a desayunar en casa a Marisol, madre y mujer feliz que está detrás de dos blogs muy personales y a la que conocí gracias a IG. Curiosidades del destino hicieron que fuéramos casi vecinas y que cada día pasara delante de su editorial.
Y aunque era un desayuno rápido porque ella tenía que irse a trabajar, quedamos pronto y a pesar de las prisas por más o menos dejar la casa presentable veinte minutos después de que salieran hacia el cole los niños, mereció la pena. Como siempre. Además pude disfrutar de volver a tener un pequeñajo monísimo en casa.
Como llevo unos días un poco ajetreados no me dio tiempo a preparar nada casero, pero pensé que nada mejor para ser acogedora que un desayuno como el que tomaría en casa, tostadas de pan pan, pan de centeno, unos croissants, mermelada de fresa, de albaricoque y mantequilla. Para beber, café recién hecho en cafetera italiana y zumo multifrutas.
En esta época del año, y un poco por ser fiel a mi tradición nórdica, me gusta poner velitas pequeñas en la mesa, aunque sean las nueve de la mañana y entre un espléndido sol por las ventanas. No sé, creo que le da un toque acogedor.

La mayoría de las cosas son de mi abuela paterna y de mi abuela materna, como los platos y la cafetera con esa curiosa carcasa para mantener caliente el café, y otras que he ido comprado yo, incluso hace años, como los posavasos de papel que nunca encontraba el momento adecuado para estrenarlos. Las servilletas son de papel, y compradas en Alemania. El camino de mesa, muy socorrido, es de Ikea.
Como ves con poca cosa y mucho cariño puedes disfrutar de un estupendo desayuno, aunque ya se sabe, lo mejor siempre es con quien lo compartas. 
Este fin de semana, no hay excusa, todos a poner mesas bonitas. Si tienes IG me encantará que me la enseñes!!
Un beso y recuerda que sigue abierto el plazo para ganar una agenda de Be Glossy. Hasta mañana sábado a las 23:59 tienes para dejar tu comentario en el post del lunes , si no lo has hecho ya, pincha aquí. 

10 comentarios en “Desayuno para dos”

  1. Esther, me puedo ir a desayunar???????? que pinta mas bueno todo! es mi comida favorita!!!!! entre semana como madrugo tanto y me voy pronto de casa, desayuno suepr rapido y sola pero los fiens de semana me encanta el momento desayuno! en vacaciones si voy a un hotel lo que mas me gusta es desayunar en el hotel……! y desayunar dos veces tambien me encanta! Feliz viernes!!!!!! Muchos besos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s