reflexiones

Sonríe a la vida, te será más llevadero.

Hasta mi madre se quejaba ayer de que no sabía nada de nosotros desde hacía un par de días. 
La verdad es que últimamente mi vida es un no parar, pero un no parar de disfrutar. Y eso que no hago nada extraordinario. Creo que es la primera vez que me estoy tomando un propósito tan a pecho. Ser feliz. 
El otro día, en pleno atasco de entrada a Madrid tras el trabajo, decidí apagar la radio del coche y pensar qué cosas me gustaría tener. La lista crecía y decrecía al mismo ritmo, porque yo misma mentalmente, buscaba el porqué tampoco era bueno tener esas cosas de las que ahora prescindo sin ningún problema: un coche más pequeño y que consumiera menos para mi, una chica que venga el viernes a darle un repaso importante a la casa y así yo sólo tenga que disfrutar los fines de semana, comprar una consola a los niños, buscar a alguna estudiante que me recoja un par de días a la semana a los niños en el cole para yo poder ir al gimnasio…
Sí, probablemente sean cosas que me harían más cómoda la vida, o quizá no. Yo misma me iba contestando que podía vivir muy felizmente sin esas cosas, o sin esos extras. Pero sigo dándole vueltas, no te creas. Aún así me dí cuenta de que sin esas cosas soy feliz. Y quizá el no tenerlas nos haga disfrutar a todos un poco más de los unos de los otros.
Volviendo al tema que nos ocupa, en estas últimas semanas lo que si hago es disfrutar y tratar de ser feliz. Tratar de vivir lo mejor posible cada momento que me toca. En la oficina, en el cole, con mis hijos, con El Santo, en casa… tratar de no quejarme, buscar el lado positivo a mis intensas tardes de niños, deberes y plancha, a mis atascos de entrada a Madrid después del trabajo, a los madrugones para dejar la casa recogida cada mañana. Y a disfrutar de la compañía de los míos, de lo que aprendo cada día, y a buscar ese rato para mí, que siempre llega de un modo u otro sin proponérmelo. 
Esta semana tuve un pequeño “encontronazo” con una compañera del trabajo. La pobre está pasando una época de mucho estrés coordinando exposiciones muy grandes y complicadas. Da la casualidad que el año pasado, se incorporó a la empresa poco antes de mi baja, para lidiar también con una macro exposición y su estado era el mismo que el actual. 
¿Sabes cuando estás ya tan estresada que sólo salen comentarios negativos y sarcásticos de tu boca, incluso sin pretender hacerlo? Pues así. 
Yo ese día había comenzado con un par de “marrones” importantes, cuando al final de la mañana todo estaba resuelto, dije en voz alta, “¡Y yo me quería perder el día, menos mal que al final todo se soluciona”. Ella me contestó, “ Eso es porque tu estás fresca”, en ese momento me planté, porque llevaba dos semanas escuchando solo negatividad de su boca, y como soy de las que no se para antes de hablar le contesté: “¿Perdona? Fresca, ¿por qué? Si lo dices porque acabo de incorporarme te diré que llevo en este trabajo diez años y a un buen ritmo, si lo dices porque acabo de incorporarme tras once meses fuera, te recuerdo que no he pedido un año de excedencia para descansar y tomarme un tiempo, sino porque he estado enferma. He pasado unos momentos muy muy difíciles, he tenido que tomar decisiones complicadas que no sólo me afectaban a mi, sino a todos los que me rodeaban y especialmente a mis hijos. ¿Y sabes qué? Que mi actitud positiva ha sido la que me ha salvado de no tirar la toalla, de levantarme cada día para hacer mi recuperación más llevadera a todos. Que no poder vestirte tu sola con 35 años y tres niños pequeños es difícil de aceptar, que tener que depender de todo el mundo para hacer las cosas de tu día a día, hace complicado que mantengas el ánimo intacto. Pero yo he tratado de sonreir a la vida. Porque siempre me ha funcionado, y porque creo que es la única arma con la que contamos.
Por supuesto ella se ofendió, y me respondió que ella era una persona muy positiva. Sin embargo se quedó triste.
Aunque no lo creas este momento me dejó un poco tocada. Nada más lejos de mi intención hacer sufrir a la gente, por supuesto en un momento las dos solas le pedí disculpar por haberle lanzado mi speech pero ella no pareció tomárselo tampoco muy bien. Al principio. Porque desde ese día al menos mientras estoy yo delante, su actitud ha empezado a cambiar, y no es tan negativa. A ver lo que nos dura. A todos. 
El otro día en Misa, tratamos la historia del Milagro de las Bodas de Caná, y nuestro párroco roquero (sí, lleva pendiente, y toca la guitarra, pero llena la iglesia a reventar) nos dijo que teníamos que ser más vino que agua. Es decir tratar de darle alegría a nuestra vida y sobre todo tratar de no “aguar” la fiesta a los demás. 
Seas creyente o no, no es una mala enseñanza ¿verdad? Estoy segura de que a todos nos iría un poquito mejor, y al mundo actual, ni te cuento. 
Sigamos luchando cada día para buscar, alcanzar y mantener la alegría en nuestra vida diaria. 
Un beso y feliz fin de semana.

12 thoughts on “Sonríe a la vida, te será más llevadero.”

  1. Una asistenta te vendria de perlas ,si estas todo el dia fuera que menos que una ayudita dentro. Me parece que hiciste muy bien en decirle eso a tu compañera, a veces en la vida necesitamos que alguien nos hable claro para darnos cuenta, parar y seguir caminado en el camino correcto. Y me suena mucho tu misa, no iras con el Padre Vicente?

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho tu reflexión! Muy genial leerla en pleno lunes 🙂
    Quién no quisiera esos extras… el truco está en saber vivir feliz sin ellos. Lo estás haciendo genial, ¡propósito superado!

    Besotes 🙂

    Me gusta

  3. Me alejé de una persona tóxica no, lo siguiente, y me lanzó restos de pescado al jardín, ya sabes… pero prefiero encontrarme pescado en mi jardín que tener que aguantar todos los días sus críticas y comentarios negativos de todo el mundo, hasta de sus hijos y su marido, una amargada de la vida, vamos, como bien dices, hay que sonreir y se sale poco a poco, y hay que ver lo positivo no solo lo negativo.

    beso grande

    Me gusta

  4. Esther has escrito desde el corazón y eso es bueno xq reconoces que tu compañera esta agobiada y lo has solucionado con ella de frente eso permitirá que en otra ocasión ella también pueda ser sincera contigo, algo fundamental en las relaciones. Se muy feliz , te lo mereces. No, no soy la señorita Francis, aunque me ha quedado muy parecido. Jaja .AMC

    Me gusta

  5. Esther, no me había dado tiempo a leer este post hasta ahora (me ha resultado familiar lo de Las expos grandes y complicadas;-) pero me alegro de haberme encontrado con él pq me ha contagiado buen rollo y energía positiva al 100%. Creo q el mensaje de este post también tiene mucho que ver con Uno anterior, “Junco Hueco” me parece que lo tituláste y que se ha convertido en un mantra en mi Vida. Muy de acuerdo con el comentario anterior de alejarse (física y mentalmente) de personas tóxicas, hacen tambalear Las sonrisas (Tb físicas y mentales)y eso es algo qué no debemos permitir. Asi qué concluyendo, sonrisa intacta, junco hueco y fuera amargados de la Vida!Feliz finde, preciosa (física y mentalmente;-).Anaxx

    Me gusta

  6. Yo huyo de las personas tóxicas como de la peste. Y no soy tan buena como tú. No me disculpo porque son impermeables a cualquier discurso que no sea darles la razón. Son criticonas,manipuladoras, creen que todo se lo merecen, echan la culpa de sus males al mundo mundial e incluso se alegran de los fracasos de los demás.
    He lidiado muy de cerca con más de una persona tóxica y las quiero…muy lejos.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s