Cómo organizarse en el trabajo (I)

Si me preguntaran qué sentimiento describiría mi estado de las últimas semanas lo tendría claro: desbordada
No todo es oro lo que reluce y ante las nuevas circunstancias reconozco que me he sentido muy perdida. 
Me gusta ser práctica. Soy de las que piensa la ruta más rápida antes de cada traslado, de las que la frase “matar dos pájaros de un tiro” es un lema vital, de las que celebra que hayan sacado una crema que te puedes aplicar bajo la ducha como si me hubiera tocado la lotería. Por eso cuando día tras día ves que no avanzas, que los imprevistos en el trabajo te retrasan y hacen que te equivoques una y otra vez, es lógico que me sienta enfadada conmigo misma, estresada y como es lógico, desbordada. 
En el trabajo he coordinado mi primera exposición “grande”, y sé que puedo hacerlo diez veces mejor de lo que he hecho esta. 
Analizando la situación me he dado cuenta de dónde han radicado los principales errores, el origen de los fallos. Ha sido en la forma de organizarme
Está claro que la clave de un buen trabajo es la organización. Y en este caso, lo que le vale a unos, no me ha valido a mí. 
Es lógico que cuando estás aprendiendo algo, asumas el sistema del maestro como el único, pero creo que no todos los sistemas son válidos para todas las personas. Y ese ha sido mi principal error. 
Es complicado cambiar de método después de diez años trabajando con otro. Y eso me ha provocado doble descoloque. Todo nuevo, doble inseguridad, mayor probabilidad de error. 
Ahora que todo ha acabado, que las obras cuelgan en las paredes, o lucen en sus vitrinas, tocaba analizar y sobre todo enmendar. Buscar la solución.
Por eso, en los últimos días he estado leyendo, empapándome de técnicas de gestión de tiempo, de mejora de la productividad laborar. GTD, sistema Pomodoro, Eat that frog, Batching, Eisenhower, Bullet Journal… hay mil formas de enfrentarse a un trabajo y sacar lo mejor de uno mismo, para desenvolverse ante los imprevistos sin que tu barco haga aguas a la mínima de cambio. 
He estado buscando fórmulas mágicas que me ayuden a enfocar los siguientes proyectos del modo correcto. No quiero sentirme desbordada, o al menos que ese sentimiento sea continuo o afecte a mi vida personal. 
Sé que la magia no existe, y que sólo con constancia conseguiré lo que me propongo pero bueno, no voy por mal camino. 
He sacado en claro algunos puntos esenciales que todos comparten:
· Anticípate
· Distribuye las tareas en grupos (tipo, prioridad, complejidad…)
· Ponte límites de tiempo
· Evita las distracciones 
No parece nada del otro mundo, lo difícil es llevarlo a cabo de una manera fluida y natural. Pero no es imposible.
Si te interesa el tema, y tienes una cuenta Pinterest, aquí he recogido distintas páginas, infografías, e ideas que pueden serte tan útiles como a mí. Yo, mientras, voy a ir implementando lo aprendido.
Tranquilos todos, que esto no se acaba aquí. En los próximos días, haré un resumen más extenso de lo aprendido. Y abordaremos a fondo cómo organizarse en el trabajo para ser más productivo

6 comentarios en “Cómo organizarse en el trabajo (I)

  1. Anónimo dijo:

    Me encuentro en la misma situación y también me gusta leer sobre el tema para mejorar. En mi caso creo que es clave aprender a priorizar, planificar las tareas previamente sin ser tan optimista (mejor pocas tareas y que sean las que realmente haya que hacer y de paso nos dejamos un margen de tiempo para imprevistos) y controlar los ladrones de tiempo. Luego también es fundamental para mi tener muy presente eso de que lo perfecto es enemigo de lo bueno porque normalme los que somos perfeccionistas perdeos tiempo en cosas innecesarias.

    Me gusta

  2. Annissa de Salmona dijo:

    Creo que lo importante es enfocarse en una cosa a la vez.
    Dejar el hàbito de postergar, eso nos hace perder demasiado tiempo, a veces nunca se realiza.

    Y no tratar de abarcar mucho, si creemos que no lo lograremos. Dejar cosas a mitad de camino es lo peor.
    No temas ir despacio, sòlo teme no avanzar.
    Gracias.
    Annissa

    Me gusta

  3. La Isi dijo:

    Asi ando yo en mi nuevo trabajo, diferenciando lo importante de lo urgente. Pero ademas estoy cara al público, por lo que hay dias imposibles de cuadrar con la agenda. Ahora ando pensando en cronometar ciertas tareas. Miraré pinterest y sobre todo quedo a la espera de nuevo post. Muchas gracias!
    Fuerza y suerte!!

    Me gusta

  4. Montse dijo:

    Hola Esther! No sabes lo bien que me viene este post. Hay dias en el trabajo, que los imprevistos (mails, llamadas…) acaparan mi jornada y las tareas pendientes quedan para el dia siguiente, y asi sucesivamente hasta que me siento desbordada.
    Asi que voy a intentar poner en práctica tus consejos.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s