quien soy, Sin categoría

Dale caña

Untitled

Aquí me encuentro, una tarde de sábado, con La Heredera durmiendo plácidamente una de esas siestas de las que eres consciente de que se levantará de muy mala leche y además luego no habrá quien la acueste, pero que te permiten tener un rato para ti, porque el sector masculino de casa se ha ido a jugar al fútbol.

Así que aprovecho para “reactivar” un poquito el blog, que últimamente lo volvía a tener un poco parado, pero no por falta de ganas, sino de tiempo.

No sé si os pasa a vosotros, al menos los que tenéis hijos, pero parece que los “eventos” escolares en los que es necesaria tu participación, ya sea presencial o lo que es ya casi peor, aportando largas listas de cosas como: flores para la Virgen, rollos de papel higiénico, platos de cartón blanco, pan de perritos, camisetas muy largas blancas, rotuladores de tela en un color específico, o tapones que no sean de los dentados… se acumulan en las últimas semanas de colegio.

De verdad, en mi agenda hay más cosas apuntadas de los niños, que en cualquier otra fecha del año.

Y ¡ay de ti como se te olvide algo! Gracias al cielo, siempre hay una madre o padre solidario que lleva material de más y que hace que tu hijo no sea el garbanzo negro de la clase, que en vez de un cordón de algodón blanco trenzado para la túnica de griego, su madre ha metido una cinta elástica blanca finita que encontró en el costurero la noche anterior, porque estaba segura de que se apañaba y listo.

Pues en esas ando. Y eso que me consideran organizada. Pero soy humana, y mi día sigue teniendo 24 horas como todo hijo de vecino.

Pero a mí como me va la marcha, cuando más estrés tengo, más me mola complicarme la existencia. Es como a los que les engancha el running, footing o como quieras llamarle a correr. Que dicen que cuanto más lo practicas, más lo necesitas… pues yo cuando bajo el ritmo…malo.

Así que he sacado un cuaderno nuevo. Si, otro, pero es que es una adicción el comprar material de papelería, y los cuadernos son una auténtica debilidad. ¿Porque dónde si no iba a escribir mis listas? Y a comenzar de nuevo.

No te voy a preguntar qué es lo que te gusta de La Merienda a las 5. No, porque las estadísticas me lo dicen claramente. Por eso, en la parte de arriba del blog, justo debajo del precioso logo que dibujó Nader Sharaf , y diseñó mi queridisísima amiga Ana, verás los temas que más os gustan y las entradas correspondientes.

Así que “dale caña, Esther“. Pero por supuesto, acepto sugerencias, peticiones y demás consejos que enriquezcan este sitio.

Un beso fuerte,

 

 

3 thoughts on “Dale caña”

  1. Hola Esther. Esta es la primera vez que me animo a escribirte. Me encanta tu blog y, aunque me parece que soy minoría entre las que te seguimos, los blogs de organización no son los que más me gustan (será porque tengo ayuda en casa y, la verdad, con dos bebés en casa, tampoco doy mucha importancia a la limpieza y/ al orden). A mì me encantan los blogs en los que explicas tus planes familiares, ideas para hacer con los niños y sobre educación. Y tambièn, porqué no, aquellos en los que eres tan sincera y compartes tus miedos y preocupaciones. Aunque seamos súper-woman (o lo intentemos), todas necesitamos un ratito de desahogo de vez en cuando. Un besazo, Irene

    Me gusta

  2. Uuuuffff!!!! Si sabre yo de eso jajajaj tengo una niña de tres años y en el jardin de un dia para el otro me han pedido que debia llevar un almohadon de tal medida y color, otra vez me podieron un caballito hecho con materiales reciclados para que los niños los monten, etc. Lo que a mi me sorprende de vos es que no se como le haces para hacer todo lo que haces con tres niños pequeños, un marido, una casa que atender y por si fuera poco trabajas afuera de casa!! Y asi y todo te las apañas para hacerles comida elaborada y casera…la verdad te admiro y agradezco que lo compartas, porque he aprendido mucho de vos y me desenvuelvo mucho mejor en casa… un besote desde Argentina!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Cintia. Pero soy completamente normal, y muchas veces simplemente “salgo del paso” como buenamente puedo. En principio es cuestión de priorizar, y después en confiar en la buena voluntad y disposición de los demás que en caso de emergencia, te echen una mano. Ah!!! Y si, a los niños les doy cenas caseras, pero nosotros más de un día tiramos de comida a domicilio porque a esas horas ya no podemos ni con las pestañas. Mucho ánimo y mil gracias por estar aquí!!!!!! Es lo Bueno de ínternet que no hay distancias. Un besazo

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s