Puesta al día

cambio-de-armario-2015-2

Nada más lejos de mi intención abandonar este rinconcito, sin embargo llevo dos semanas de auténtica locura tanto en casa, como en el trabajo. Aprovecho para asomarme un momentín por aquí para poner al día el blog, contestar emails, y publicar comentarios que aún estaban pendientes de aprobación

Los que me seguís por Instagram, os comenté que estábamos dando la vuelta a la casa. Un cambio de cuartos completo que ha implicado que durante más de veinte días nada estuviera definitivamente en su sitio prácticamente hasta este mismo fin de semana.

Cada tarde al llegar a casa me dedicaba entre deberes y cuentos a recolocar cosas, ordenar mucho y tirar aún más. El Santo se ha dedicado a pintar, arreglar desperfectos, colocar nuevas lámparas, montar armarios, desmontar y montar literas…en fin bastante lío.

img_5220

Había momentos en los que no sabíamos ya si la ropa estaba en el nuevo armario o en el antiguo, la Heredera dormía  en la misma cama con el Mediano, el mayor seguía empeñando en jugar en su antiguo dormitorio, las muñecas habían quedado sepultadas bajo los plásticos de pintor…así que la lluvia del sábado me vino de perlas para de una vez por todas terminar con todo.

Todavía quedan algunos remates, como colgar cuadros y hacernos con una librería, pero ya cada uno en esta familia tiene su sitio y todos estamos de acuerdo en que parece que estrenamos casa y que es más amplia.

Cuando esté todo bien terminado prometo enseñaros alguna fotillo con la puesta al día. Por ahora sólo he hecho las típicas con el móvil para ir enseñando los avances a mis padres, ¡pero son horribles! Este fin de semana espero sacar un hueco para, con la luz de la mañana, fotografiar como Dios manda.

Por lo demás ahí seguimos, ya metidos de lleno en el curso escolar, en la faena laboral, y en la temporada de fútbol infantil que hará que me conozca media Comunidad de Madrid. Por cierto, esto último me lo tomo como terapia para eliminar las tensiones acumuladas durante la semana, animando cual hincha inglesa con las otras madres que ya son amigas . Espero no avergonzarles demasiado (a mis hijos, por supuesto).

Prometo seguir, prometo seguir…

Un beso,